Marx i la Crisi. El socialisme actual mereix una anàlisi marxista

Volverán las oscuras golondrinas.

Marxistes del PSC

Marx i la crisi

El passat 27 de juny, l’agrupació socialista de Sant Cugat del Vallès va convocar una xerrada-debat obert amb el títol: Marx i la Crisi. El socialisme actual mereix una anàlisi marxista en la que hi van participar més d’una dotzena d’assistents de dins i fora del partit.

La idea d’aquest acte va sorgir a les xarxes socials arran d’un debat que es va produir entre un grup de militants socialistes amb motiu de l’article publicat a The Economist titulat “El moment marxista”, del qual es va fer ressò el professor Vicenç Navarro. En aquell debat es va parlar del fet que l’actual crisi capitalista, de la que encara no hem sortit, ni va ser predita ni ha estat correctament explicada. I ja és hora que comencem.

A Sant Cugat, la xerrada va començar recordant una conferència que es va celebrar l’any 2009 en la que prestigiosos economistes d’arreu del món…

Ver la entrada original 409 palabras más

Se descubre cómo recordamos el pasado: no es como pensábamos: Los recuerdos se almacena en un circuito neural que conecta varias partes del hipocampo y otras estructuras cerebrales. Se suponía que cuando evocamos el recuerdo el cerebro discurre en el mismo circuito del hipocampo que se activó cuando se formó originalmente el recuerdo. Un nuevo estudio, sin embargo, sugiere que esto no es así: se produce un desvío respecto al circuito original.

Origen: Se descubre cómo recordamos el pasado: no es como pensábamos

El relato del viernes: “El calor de tu llama”

Jajajaja, me has hecho reír Ana. Muchas gracias porque las mañanas que se anuncian con tiroteos y muerte me espantan. Saludos

Ana Centellas

EL CALOR DE TU LLAMA.jpeg

 

EL CALOR DE TU LLAMA

Te enciendo y me enciendes. Siento el calor de esa llama que se aviva tan cerca de mí. Quisiera tocarla con mis dedos, apagarla, sofocarla. Pero no puedo. Soy incapaz, si toco tu llama, me quemo.

¿Qué hacer si no soy capaz de sofocar ese fuego, esa llama prendida que irradia calor a tan escasos centímetros de mí? Lo he intentado, de verdad que lo he intentado, pero al final siempre regreso en busca de tu calor.

Siento tu dulce calor deslizarse por mi cuerpo. Comienza en mi boca para terminar bajando, escurriendo resbaladizo entre mis pechos. Y lo único que puedo hacer es dejarme llevar por ese momento, rendirme al placer de volver a hacerlo. De tu calor soy reincidente, culpable, lo confieso.

Un calor que llega tan adentro de mí que me trastorna. Lo necesito, preciso de él para poder existir. Aun…

Ver la entrada original 62 palabras más