La extraordinaria historia de una niña pintora con autismo y la gata que la hizo hablar.   No hay que ser un gran apasionado del arte para admirar las obras de Iris Grace, una niña de 8 años que encontró en la pintura una forma propia de expresar lo que el autismo le impedía decir con abundancia de palabras. Cuando a los dos años de edad fue diagnosticada con este padecimiento, su situación era preocupante. Tenía cero contacto visual, mostraba comportamiento obsesivo, se rehusaba a jugar con otros y sus patrones de sueños eran desordenados. Pero su vida cambió cuando la gatita Thula, de la raza Maine Coon, llegó a la casa. Arabella Carter-Johnson, la madre de Iris, reconoce la importancia que ha tenido en la transformación de su hija esa amiga que la acompaña día y noche. La presencia de la gata ha funcionado como una terapia efectiva para desbloquear las puertas de la comunicación que parecían aparentemente cerradas. Fue amor a primera vista. Desde el inicio, Iris y Thula entablaron una tierna relación de amistad y camaradería.”

Origen: La extraordinaria historia de una niña pintora con autismo y la gata que la hizo hablar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s