Este artículo me gustó mucho. Si no peco de presuntuoso lo quiero recomendar calurosamente. Saludos y felicitaciones

Un puerto que cambia

Unas veces son evidentes y, otras, casi imperceptibles, pero las actitudes racistas existen y no hace falta mirar muy lejos para verlas. Se producen con mayor frecuencia y naturalidad de las que imaginamos, tal como muestra este experimento social de SOS Racismo.

Sí, tenemos un problema

En mis entrevistas con personas extranjeras, más de una vez surgió el tema. No fueron pocas quienes me contaron haber sufrido racismo o haber sido testigos de algún episodio de estas características. Las experiencias son casi idénticas, aunque haya entre ellas diez, quince o treinta años de diferencia. La dominicana Florentina Pérez, por ejemplo, recordaba la década de los 90 como una época en la que «había mucho racismo» en Bilbao. Cuando hablé con ella me contó que «a veces iba caminando por la calle y oía un ‘¡Mira, ahí va la negra!’» o que «si entraba en un bar, poco a poco se vaciaba».

El congoleño Franck…

Ver la entrada original 853 palabras más

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.